Debate para un Patraix más peatonal y sin derribos del patrimonio industrial

Desarrollo Urbano impulsa un proceso de participación ciudadana para reordenar el centro histórico del barrio

16.06.2016

H. García | Valencia. Los vecinos de Patraix podrán a partir de esta tarde debatir y aportar ideas para la reordenación del centro histórico de su barrio. La revisión del plan de reforma interior de Patraix fue un compromiso electoral del PSPV que ahora se pone en marcha previo proceso de participación ciudadana. El debate arrancar esta tarde con una presentación por parte del concejal de Desarollo Urbano, Vicent Sarrià, en la sede de la Asociación de Vecinos de Patraix, en la que también estarán técnicos del servicio de arqueología y Urbanismo para resolver posibles dudas. El ayuntamiento hará entrega a los vecinos de un dossier con información urbanística, propuestas de intervención y una encuesta.

Fuentes de Urbanismo explicaron que el plan de reforma actual era demasiado agresivo con el patrimonio y derribaba, entre otros bienes patrimoniales, unas naves industriales ubicadas en la calle Salavert que ahora se quieren proteger. También se revisará algunas unidades de ejecución como la prevista en la calle Fray Mateu que preveía bloques de viviendas de seis alturas, así como intervenciones que destruían la trama histórica como la prevista junto a la plaza de Patraix. Entre las propuestas que se debatirán está asimismo aumentar los espacios peatonales en el barrio.

Otras de las modificaciones previstas afecta a un grupo de viviendas de casas del siglo XVIII en la calle Marqués de Elche reservadas a dotación pública. El ayuntamiento entiende la necesidad de dotaciones está cubierta en el barrio y planteará la posibilidad de incluir estas viviendas como una unidad de ejecución trasladando su edificabilidad a otro punto del barrio, lo que le permitirá obtener las viviendas sin necesidad de expropiarlas.

Los vecinos, que podrán participar posteriormente en una segunda jornada a través de un taller participativo, decidirán a través de las encuestas y debates cuál es la mejor ordenación para este núcleo histórico de Patraix, declarado Bien de Relevancia Local. Para Vicent Sarrià, la planificación de las ciudades«debe hacerse siempre con la opinión y participación ciudadana, en procesos abiertos y con carácter previo a la adopción de decisiones» y sin confundirlo con el periodo formal de alegaciones. El del Cabanyal es otro de los Pepri pendientes de revisar.

Font: Levante-EMV

Anuncios

Ricard Camarena trasladará su restaurante a Bombas Gens

El local que lleva el nombre del cocinero valenciano abrirá sus puertas en la primavera de 2017

01.06.2016

Begoña Jorques | El cocinero valenciano Ricard Camarena trasaladará el restaurante que lleva su nombre, actualmente en la calle Dr. Sumsi, al nuevo centro social y artístico proyectado en la antigua fábrica de Bombas Gens.

Así lo ha anunciado este miércoles Camarena, en una rueda de prensa, en la que ha estado acompañado por Susana Lloret, directora de la Fundació Per Amor a l’Art e impulsora de la «resurrección» de Bombas Gens, y de Vicente Todolí, asesor artístico del complejo de Marxalenes.

El nuevo Ricard Camarena contará con unos «600 o 700 metros cuadrados», según ha explicado Camarena, «es decir una seis veces más grande que el restaurante actual».

El cocinero de Barx ha explicado que el nuevo establecimiento tendrá zonas ajardinadas y luz natural, que condicionará su forma de cocinar.

Camarena ha señalado que la fecha prevista para el trasalado es la próxima primavera, pero que el actual local lo mantendrá abierto «hasta el día de antes a que abra el nuevo”.

El chef valenciano cuenta, además de con el restaurante Ricard Camarena (con una estrella Michelín), con otros tres locales en la ciudad: Canalla Bistro, Habitual y Central Bar.

Font: Levante-EMV

Les Naus al terrat: los vecinos vigilan ‘desde el aire’ el estado de las obras de las Naves de Ribes

El colectivo ciudadano organiza visitas desde terrazas a los edificios históricos del Parque Central ante la preocupación por la falta de concreción en los usos del complejo

24/05/2016 – 

VALENCIA. Las naves desde el cielo. El colectivo ciudadano Naus de Ribes ha inaugurado el ciclo de visitas Les Naus al Terrat, que busca difundir desde una perspectiva inédita el potencial de las naves históricas del Parque Central, a través de la organización de visitas guiadas y encuentros en azoteas vecinas al parque. Gracias a esta iniciativa, los participantes pueden comprobar el desarrollo de las obras, conocer mejor la historia del bien patrimonial e incorporarse a un proyecto que defiende su uso participativo en los ámbitos del deporte, la cultura y la salud, unos usos finales que, según el colectivo, siguen “preocupantemente” faltos de confirmación municipal

Las visitas responden, según el colectivo Naus de Ribes, a la existencia de una importante demanda social de información en torno a las naves y sus futuros usos, y a la imposibilidad de visitar in situ los edificios. Las labores de descontaminación de los terrenos del Parque Central no permiten por ahora continuar con los recorridos guiados a pie de obra, realizados en los últimos meses por iniciativa del colectivo ciudadano y en colaboración con la Sociedad Parque Central y el Ayuntamiento de Valencia. “El hecho de que tantas personas interesadas se quedasen fuera de las visitas es una de las razones que motivan Les Naus al Terrat”, señalan sus organizadores, “pero ambas actividades son perfectamente compatibles. Confiamos en que apenas sea técnicamente posible se retomen los recorridos a pie de obra, ya que todas las partes implicadas los valoramos muy positivamente”.

Las visitas desde terrazas forman parte de las acciones previstas por Naus de Ribes para los próximos meses, cuyos contenidos se estructurán en torno a las nociones de apertura a la ciudadanía y fomento de la participación. Esta programación de actividades sirve también para adelantar las líneas del proyecto cultural autogestionado que el colectivo desarrollará en una de las naves del parque, una vez finalizadas las actuales obras. La primera cita de Les Naus al Terrat ha contado con la colaboración de la Asociación Valenciana de Amigos del Ferrocarril y ha incluido, además de la visita a la terraza, un encuentro en el Centro Municipal de Juventud de Russafa.

Preocupación ante la “parálisis” del proyecto

Mientras continúan las actividades y propuestas ciudadanas en torno a las naves, los trabajos de consolidación de la estructura de los edificios avanzan “sin que el Ayuntamiento de Valencia haya definido oficialmente los usos asociados a cada uno de ellos”. El colectivo ciudadano ha mostrado su intranquilidad por lo que considera una “parálisis preocupante”, así como su inquietud por que la falta de fluidez en la interlocución con los responsables municipales “pueda deberse a una falta de compromiso real con la participación ciudadana en el proceso de decisión”.

La determinación final sobre los usos corresponde al Ayuntamiento de Valencia, que por iniciativa del colectivo ciudadano puso en marcha en junio de 2015 una Comisión Mixta conformada por responsables municipales y representantes vecinales. Naus de Ribes presentó ante esta comisión, a comienzos del mes de abril, un documento que concentraba las demandas ciudadanas en cuatro edificios: dos espacios polideportivos, un espacio cultural autogestionado y un centro de día para personas mayores dependientes.

El principal punto de desencuentro entre el Ayuntamiento y el colectivo ciudadano radica en la posible ubicación de una piscina en una de las naves. Para avanzar en los retos de la propuesta, Naus de Ribes ha mantenido reuniones técnicas con el personal de la Fundación Deportiva Municipal, pero se encuentra pendiente del envío por parte de este organismo de un informe detallado. “Llevamos esperando el documento un mes”, explican en el colectivo, “y los técnicos nos indican que está listo pero que dependen del visto bueno de los responsables políticos”.

“La interlocución con la administración está resultando frustrante en ocasiones”, prosiguen desde el colectivo ciudadano. “Se nos trasladó en la Comisión Mixta que la decisión sobre los usos era urgente, debido a las obras en marcha, y la ciudadanía ha hecho un esfuerzo enorme por presentar a tiempo una propuesta con un grado enorme de concreción. Las obras siguen en marcha y llevamos meses sin respuesta del Ayuntamiento”, lamentan desde Naus de Ribes. “Hasta ahora hemos orientado la participación ciudadana hacia la articulación y la argumentación de las propuestas, pero si la falta de respuesta municipal lo hace necesario pondremos en marcha estrategias de movilización vecinal”, concluyen desde el colectivo.

Font: Valencia Plaza

El Síndic exige que se respete el perímetro de la Estación del Grao tras numerosas denuncias

1/05/2016 – Carlos Garsán

VALENCIA. Tras las numerosas denuncias presentadas por las instalaciones en torno a la Estación del Grao, el Síndic de Greuges ha sido contundente y ha emitido un informe en el que insta al Ayuntamiento de Valencia a que se adopten “las medidas necesarias para respetar el perímetro de protección del referido bien de relevancia local (BRL)”. La estación, la más antigua que sigue en pie en España y la tercera en entrar en servicio en el país, después de Barcelona Mataró y Madrid-Aranjuez, ha sido el centro de la polémica por la cesión del espacio para instalar la feria de Navidad.

La asociación Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural denunció en 2015 los problemas derivados de la instalación de la feria y otros eventos festivos, que han pedido se trasladen a otro espacio. “No se puede anclar ningún elemento al BRL y se siguen anclando. No se puede situar ninguna carpa, atracción o cualquier elemento dentro del entorno de protección del bien. Tiene que haber una distancia mínima de seguridad respecto al mismo […] En caso de incendio o derrumbe la estación se vería completamente afectada al no respetarse las distancias oportunas”, explicaron desde la entidad, quienes alertaron del anclaje de elementos a la propia estructura de la estación, protegida por su carácter histórico.

Tras las denuncias de 2013 y 2014 que alertaban sobre su estado, Adif llevó a cabo la restauración de las fachadas y la aplicación de un tratamiento impermeabilizante, así como la adecuación de cornisas, bajantes y elementos ornamentales. Estos trabajos sirvieron para lavar la cara de la construcción aunque su interior es otra historia. Abandonada y sin un uso concreto, los accesos se encuentran tapiados, sumándose a la lista de cáscaras vacías de la Comunitat Valenciana.

La asociación Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, presidida por César Guardeño, decidió reabrir el expediente iniciado hace dos años al comprobar que algunos de los problemas detectados se seguían repitiendo, a pesar de que la concejalía delegada, tal y como replicó al Síndic, ordenó la “inmediata retirada” del enganche detectado en el proceso de instalación de la feria de Navidad.

Proyecto del ingeniero británico James Beaty, que ejecutó su construcción en 1865, la estación del Grao es la más antigua que sigue en pie en España. Declarada Bien de Relevancia Local, en el 150 aniversario de su puesta en marcha, sus partes monumentales son confeccionadas con piedra de Moncada, una decoración sobria que se reduce a la moldura de pilastras y arquitrabe, primando el aspecto funcional. Concebida como estación destino, después de prolongaría hasta Xàtiva y, más tarde, Madrid. En funcionamiento hasta 2005, aunque con una actividad limitada, su fachada sur desapareció en un bombardeo de la Guerra Civil.

Font: Valenciaplaza

La leyenda del viejo faro de Valencia: el monumento aislado donde el Marítim se daba el lote

Per Vicent Molins

Visita a un espacio mitológico de la ciudad más marinera, relegado al fuera de juego

23/04/2016 – 

VALENCIA. Con los faros -tan lustrosos, tan espigados- ocurre como con los reptiles milenarios, que con cada paso mueven pedazos de memoria y su costra está hecha de lonchas de historia. El puerto de Valencia tiene un faro que ilumina una postal inverosímil. Es el viejo faro, vigía de los mares, pero también respaldo de las escapadas furtivas de los pobladores marítimos. El viejo faro ha quedado hoy como una leyenda en un tiempo equivocado: inaccesible a la ciudad, una reliquia atrapada entre las instalaciones de la autoridad portuaria.

Al viejo faro hoy se llega escoltado por la policía portuaria, rodeado hasta la intimidación por depósitos y contenedores. El viejo faro tiene a su farero, que guarda en el interior sus archivos y se encarga de las señales marítimas, pero el viejo faro se ha quedado en fuera de juego por la ampliación y las garras de un progreso que lo han descolocado. Desde el viejo faro se ve Valencia a lo lejos, a pesar de estar tan cerca; como una bruma.

Prohibido el paso

Pasan incesantes a la vera del viejo faro cargamentos de automóviles preparados para enviarlos a lo lejos. En ese trasiego silencioso de mercancías parecería que se fueran a llevar al faro y transportarlo a peso. El viejo faro apenas recibe ya visitas, tan hecho como estaba a ser un centro de dispersión marina. Las llaves que abren sus accesos están poco acostumbradas.

Foto: Joaquim Diez.

Foto: Joaquim Diez.

Qué ha sido del viejo faro. El escritor y editor Felip Bens, eminencia marinera, se quedó desde pequeño prendado por aquella guía de de bienvenida: “este espacio mágico se le ha hurtado a la ciudadanía. Hace nueve años de la America’s Cup y la F-1 no va a volver a Valencia. Es tiempo de que el puerto y las instituciones recuperen la dársena para las personas y que se habilite el acceso al viejo faro, símbolo de tantas cosas queridas para los habitantes del Marítim”.

Es una mañana soleadísima y tras pasar la barrera del puerto y algún minuto de coche, al fondo aparece el viejo faro. Su tumulto de antaño, es hoy silencio. El que era punto de fuga de los vecinos del Cabanyal y el Grau está acompañado solo de una gaviota que se pasea impasible. El agua calmada como una balsa. ‘Todo esto era esparcimiento’.

Foto: Eva Mañez.

Foto: Eva Mañez.

El faro y su muelle hizo construir vías para que el tren alcanzara las piedras desde El Puig, cuenta Joaquim Díez en Crónicas del Marítim. Una vez hecha la escollera hasta el viejo faro se convirtió en la procesión de amor para las parejas de novios -anota Díez- deteniéndose tantas veces en el bar ‘La cueva del mero’ para ponerse finos con sus gambas, calamares y sardinas a la plancha. En los días peores de Levante las olas golpeaban con ferocidad resbalando contra el muro, describe Crónicas del Marítim.

Postal marítima

Los visitantes se asomaban a ver a los buques terminales llegar en sus últimos servicios antes de ser desguazados, como ‘El Temerario remolcado a dique seco’. Ya nadie se asoma, ya nadie mira, ya nadie visita al viejo faro, anclado ante sí mismo.

El faro, retiro de amor para el Marítim, fue presentado en sociedad con la visita del rey Alfonso XIII en abril de 1905, plantando su yate, un crucero y un acorazado y poniendo la primera piedra. El día después se marchó cargado de paquetes de fertilizantes del Grau.

Foto: Eva Mañez.

Foto: Eva Mañez.

En la ciutat, donde hasta el Micalet tuvo que hacer las veces activando hogueras (les fumades, que avisaban de la llegada de piratas), su rostro farero ha quedado irreconocible.Un punto más en el borrado del pasado más marinero. Un hurto, refería Felip Bens: “Se podía llegar en coche, en bici o paseando hasta el principio del “paretó”, donde acudían los pescadores de caña y desde donde se avistaba el islote de la Gità, antes de que la creciente actividad comercial del puerto la incorporara a tierra firme. El “paretó” tenía un paseo elevado en que los novios disfrutaban del paisaje, esquivando las cañas. Al final, el faro de mampostería y más allá, una escollera moderna que lleva al faro nuevo, junto al cual estaban instaladas las bateas de los clotxiners”.

Una placa bajo el faro con la firma de Eduardo Zaplana recuerda el centenario de las obras en el muelle. Guiados por la autoridad portuaria se deshace el camino, volviendo a la ciudad. El viejo faro queda atrás, atrás, atrás. Una magnífica postal cerrada en una caja de recuerdos. El viejo faro confinado en el aislamiento.

Font: Valenciaplaza

La cerámica Nolla: un patrimonio valenciano desconocido, todavía, por muchos

Por ValenciaBonita (20 abril 2016)

Para la gran mayoría de los valencianos, la cerámica Nolla es una auténtica desconocida. Tanto es así que, a pesar de estar en infinidad de edificios y lugares, prácticamente pasa desapercibida y cuesta reconocer o identificar. Nolla, además, fue pionera en España, donde se dio a conocer mundialmente de la mano de su creador en el siglo XIX: Tomás Miquel Joseph Nolla Bruget, más conocido como Miguel Nolla Bruget (Reus 1815 – Meliana 1879).

Que la cerámica Nolla sea, todavía, una completa desconocida para muchos, será cuestión de tiempo y empeño de aquellos que a diario, y desde hace años, luchan porque este patrimonio valenciano sea recuperado históricamente. Pero no solamente ese es el objetivo, porque la pretensión va más allá, para que así se preserve, y reconozca, allá donde esté dispuesta.

Retrato de Miguel Nolla, situado en la fachada del Palauet Nolla, realizado en mosaic. Fuente de la foto: Xavier Laumain

Retrato de Miguel Nolla, situado en la fachada del Palauet Nolla, realizado en mosaic. Fuente de la foto: Xavier Laumain

Es el caso del Centro de Investigación y Difusión de la Cerámica Nolla (CIDCeN) o de ARAE Patrimonio y Restauración, S.L.P., que gracias a los años de trabajo y de investigación, dieron fruto, por ejemplo, a la gran exposición de los 150 años de Nolla el año pasado 2015 en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí (Palacio del Marqués de Dos Aguas), de la mano de Xavier Laumain, comisario de la exposición, y de Ángela López, entre otros. Pero esa exposición no fue más que el súmmum de años de trabajo a los que todavía hay que sumar más investigaciones para descubrir su maravilloso legado.

Curiosamente, la cerámica Nolla, patrimonio histórico valenciano, es una obra que prácticamente va ligada a la Segunda Revolución Industrial y a la bella época del modernismo valenciano, o de grandes personajes como el valenciano Guastavino, ya que tiene el honor de ser el primer gres producido en España, además de ser el único hasta muy avanzado el siglo XX, que es cuando surgieron competidoras. Pero esto último tiene “truco”, ya que tuvo la suerte, por así decirlo, de que gracias a la Real Cédula de 6 de septiembre de 1864 de Isabel II, la cerámica Nolla poseía el Privilegio Real de Invención y Exclusividad para usar, fabricar o vender la mencionada invención por diez años. Gracias a ello controló todo el mercado en España, a pesar de haber algunas imitadoras que no contaban con el beneplácito del Privilegio Real. Pero es que además tuvo el privilegio, ya no Real por supuesto, de ser la primera empresa en valencia que contó con la primera red eléctrica en las naves y la primera línea de teléfono.

Pero Nolla no innovaba nada, al menos en la idea, ya que su producto estaba inspirado en el inglés de “Minton, Hollins & Co”, compañía creada por Herbert Minton, hijo de Thomas Minton, el fundador de “Thomas Minton and Sons”. El hijo, Herbert, fue quien creo, al asociarse con Michael Hollins en 1845, la “Minton, Hollins & Company”, una compañía de fabricación de tejas y otras disposiciones con acabados decorativos a la vanguardia de un mercado en reciente desarrollo.

A pesar de lo dicho, no hay que quitar méritos, ya que bien se podría decir que la cerámica Nolla es sin duda el origen, precursor mejor dicho, del porcelánico actual, aunque este último es como sabréis de mayor tamaño. Pero el éxito de tomar la idea prestada para mejorarla y llevarla a cabo de otra manera, se debía además a sus contactos, relaciones y el buen hacer en relacionarse con altas esferas, que fueron quienes dieron fama y reconocimiento a la cerámica Nolla. No podemos olvidarnos tampoco de los premios que llegó a ganar la empresa durante la actividad en la antigua fábrica, ya que Nolla ganó diversos premios en Ferias y Exposiciones que se presentó, tanto Regionales, Nacionales, Internacionales o Universales, como bien se puede ver en muchas de las facturas de época.

Factura de la Gran Fabrica de Mosaico Nolla en Valencia año 1893. Fuente: todocolección.net

Este elemento decorativo, bello y sobre todo, lleno de calidad debido a su resistencia y durabilidad, se encuentra, y encontraba dado que algunos han desaparecido, alrededor del mundo en lugares como Barcelona, Madrid, Gijón, Santander, Salamanca, París, Moscú, Viena, Cuba, Buenos Aires y un sinfín de lugares que quizás desconocen todavía que ese pavimento o disposición es valenciano.

Pero lo cierto es que, además de su desconocimiento para reconocerlo, se une también el cómo mantenerlo para aquellos que tienen la suerte de disponer de un pavimento de estas características. Es por ello, que nuestros amigos de Publicarlet nos dan unos pequeños consejos para mantenerlos siempre en buen estado.

Si en algo se distinguía la empresa, no era solo en su amplio catálogo “imaginativo”.

ÁLBUM ARTÍSTICO MOSAICO NOLLA 1900-1920 (todocoleccion.net)

ÁLBUM ARTÍSTICO MOSAICO NOLLA 1900-1920 (todocoleccion.net)

A los miles de modelos y motivos para suelos, cenefas o zócalos, además de elementos exteriores decorativos como los que se observan en el Palauet Nolla, que eran una fiel representación de la gran imaginación y el buen hacer de toda una empresa, había que sumar el trabajo de todo un conjunto de personas que formaban, entre otros, un oficio desaparecido a día de hoy: el mosaiquer.

Palauet de Nolla en Meliana. Fuente: https://legadonolla.files.wordpress.com

Estas personas eran capaces de llevar a cabo instalaciones del producto con “paciencia” y esmero, allá donde eran requeridos, como es el caso de Moscú, donde trabajadores viajaron para la colocación de pavimentos en una de las estaciones de metro la ciudad rusa.

Grupo de trabajadores dentro de las instalaciones [Fuente: Ayuntamiento Meliana], del blog de araepatrimoniokids.files.wordpress.com

Pero no solo disponía de personal altamente cualificado para la colocación de sus productos, ya que el resto de empleados fueron preparados a conciencia, y especializados, para las horneadas de material o el funcionamiento de las máquinas para el molido de la arcilla, que tenía que ser de excelente calidad y convertirse en polvo fino, o el prensado de las teselas (cabe recordar la novedad de las máquinas debido a reciente Revolución Industrial en nuestro país y en muchos oficios). Para que entendáis que es una tesela, ésta es una pequeña pieza de piedra, terracota o vidrio coloreado que se utiliza para confeccionar un mosaico.

En Valencia, algunos de los lugares donde se pueden observar los trabajos de Nolla son en los suelos del desaparecido restaurante La Embajada (Plaza Alfonso El Magnánimo, 7), el Asilo de San Juan Bautista, el Ayuntamiento de Valencia, la Casa de Correos, el Mercado Central o cientos de casas de burgueses de época que quieran estar a la vanguardia y poseer uno de los mayores referentes mundiales en pavimento.

Restaurante La Embaja en Valencia (CERRADO). Fuente: laembajada.es

Pavimento del Asilo San Juan Bautista de Valencia.

Pero incluso la Antigua fábrica de Mosaicos Nolla estaba a la altura de los productos que en ella se hacían. Las actuales instalaciones, regentadas en la actualidad, y en propiedad, por la empresa Schneider Electric España, S.A, son un claro ejemplo de que aquello no era una fábrica más, aunque eso sí, sin comparar a nuestras bellas La Ceramo o Bombas Gens, de las cuales tenemos mayor predilección y aprecio.

Captura de pantalla 2016-04-20 06.31.42

La construcción de ésta comenzó por el año 1860, aunque no sería hasta 1862 cuando comenzaría a iniciar, débilmente, la actividad. No es hasta 1864 cuando ya la fábrica quedó totalmente terminada, empezando así la andadura e historia de este lugar del que salía patrimonio repartido por todo el mundo tal y como nos cuentan nuestros amigos de araepatrimoniokids en su artículo.

Interior de las instalaciones, donde se aprecia uno de los hornos [Fuente: Ayuntamiento Meliana], del blog de araepatrimoniokids.wordpress.com

Curiosamente, a pesar de que en 1923 el grupo suizo Gardy compró la fábrica y creó la Sociedad Española Gardy, cerámica Nolla continuó con su actividad trasladándose a otra ubicación en el casco urbano de Meliana, la cual funcionaría hasta finales de los años 70.

Gardy, que centró su actividad industrial en la fabricación de aparamenta de alta y media tensión, grandes aisladores eléctricos de porcelana y fusibles de protección para media tensión, mantuvo hasta finales de los 70 la fábrica, hasta que el grupo industrial de origen francés Merlin Gerin compró la fábrica. Fue entonces cuando esta pasó a denominarse Merlin Gardy S.A. Ya en los 80, se iniciaron las actividades de productos destinados a la protección para la baja tensión, que coexisten con las antiguas fabricaciones hasta 1986, cuando éstas son abandonadas, para llegar finalmente hasta el año 1995, cuando se adquiere la nueva denominación social Schneider Electric España, S.A.

Antigua fábrica de Nolla en la actualidad, propiedad de Schneider Electric que compró la fábrica en el año 1979. Fuente: hansvanlemmen.co.uk

Actualmente, la empresa tiene el honor de ostentar el Premio Príncipe Felipe en 1997 a la Excelencia Empresarial en materia de Gestión Medioambiental y finalista, en 2001, de los Premios Nova (en el apartado de Calidad) y de los Premios GEO Award. Así pues, queda dicho que sobre los cimientos de esta vieja fábrica se han hecho, se siguen haciendo, y seguramente se harán, grandes cosas sobre suelo valenciano.

Fuentes:

 Valencia Bonita

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Instagram: valenciabonita_insta

Los nuevos usos de la Casa ´dels bous´ y la fábrica de hielo

Los edificios históricos del Cabanyal se reconvierten en locales de cultura alternativa y ‘after hours’

19.04.2016 Los nuevos usos de la Casa ´dels bous´ y la fábrica de hielo

H. García | Valencia Al socaire de las nuevas políticas de autogestión y participación ciudadana que propugna el tripartito (Compromís, PSPV y Valencia en Comú) que gobierna el Ayuntamiento de Valencia han surgido en los últimos meses en el Cabanyal, de la mano de colectivos como el festival «Cabanyal Intim», nuevos usos para dos de los edificios históricos más importantes del barrio: la Casa «dels bous» y la antigua fábrica de hielo. Ambos se han reconvertido y remozado como espacios culturales y de ocio alternativos donde lo mismo se realizan exposiciones, talleres y conciertos de música que se sirven tapas. Se trata de espacios autogestionados que no pueden considerarse propiamente locales de ocio porque aunque en la práctica funcionan como tales, en ocasiones prolongando las sesiones hasta el día siguiente. Para acceder a estos nuevos espacios de ocio alternativo no hay que pagar entrada, sino hacerse socio. De este modo los gestores del local se curan en salud y cada usuario asume su responsabilidad sobre lo que pueda pasar dentro.

Tanto la fábrica de hielo como la casa «dels bous» son edificios de propiedad privada, símbolos de la historia del barrio marinero protegido, a los que el nuevo ayuntamiento quiere convertir en referente cultural dentro del plan urbanístico que sustituirá al de la prolongación de Blasco Ibáñez. Ambos edificios pertenecen a una antigua cofradía de pescadores que en el caso de la Casa dels bous ha llevado a cabo algunas intervenciones para mantenerla en buenas condiciones.

Mayores problemas estructurales y de humedades en muros y cimientos presenta la fábrica de hielo, cuya cubierta está dañada.

Font: Levante EMV