La rehabilitación del molino número 2 de Xàbia saca a la luz la antigua muela

Las obras, que acaban de finalizar, han contado con un presupuesto de más de 27.700 euros que ha financiado íntegramente la Generalitat Valenciana

R. D. | 4 diciembre 2014El interior del molino número 2 de Xàbia, con la muela. :: LP

El molino número 2 de la Plana de San Jerónimo ha sido objeto de un proyecto de rehabilitación, una obra que ha concluido recientemente y ya está recepcionada por el Ayuntamiento de Xàbia. Los trabajos de restauración han sacado a la luz la antigua piedra de la muela con la que se trituraba el trigo hasta convertirlo en harina.

El concejal de Patrimonio, Antonio Miragall, explicó ayer que la muela se encontraba enterrada bajo el suelo ya que era habitual que cuando un molino entraba en desuso no se trasladara esa pieza a otro lugar por su gran peso. Asimismo, el edil comentó que las obras de restauración de esta construcción se ha realizado con materiales recuperados del propio molino, que estaba parcialmente derruido.

Esta inversión en el patrimonio ha corrido a cargo de la Generalitat Valenciana. El Consell ha financiado íntegramente los trabajos, adjudicados por 27.776 euros a la empresa especializada Contrafforte Restauro.

Tras la intervención en el número 2, el Consistorio de Xàbia aprovechará un plan de empleo subvencionado para mejorar el número 1 y así dar por finalizada una consolidación general de los once molinos que forman este rico conjunto patrimonial que corona la plana de San Jerónimo, en la loma del Cap de Sant Antoni. Ese taller permitirá la rehabilitación del molino de viento número 1 de la Plana, el único de propiedad municipal en el que falta por intervenir tras las actuaciones llevadas a cabo en el número 8 y el 2. Con esta obra y la adecuación del entorno y las sendas de acceso, se cerrará las actuaciones de conservación y puesta en valor de todo el conjunto monumental llevadas a cabo en esta legislatura.

Durante los últimos años han sido varias las actuaciones de conservación y puesta en valor de este peculiar patrimonio municipal.

Anuncios

Xàbia culminará su plan de restauración de los molinos de viento con un taller de empleo

LMP | 2 diciembre de 2014

  • El municipio pone en marcha dos programas de inserción laboral que reforzarán la plantilla de Amjasa y permitirán restaurar el molino número 1, el único de titularidad municipal que faltaba por consolidar
  • Un total de 26 personas podrán beneficiarse de los talleres teórico-prácticos, y tendrán asignado un sueldo de 941 euros durante seis meses

Xàbia acogerá este nuevo año dos nuevos talleres de empleo con los que contribuir a facilitar la inserción laboral de los desempleados con más dificultades para incorporarse a un puesto de trabajo. En la misma línea de las iniciativas llevadas a cabo en los años anteriores, esta vez se ofertarán un total de 16 plazas (más cuatro contratos como profesores).

La duración de los contratos será de seis meses, y una parte de los beneficiarios serán formados en sistemas de distribución d aguas, para lo que se integrarán en la plantilla de la empresa de aguas municipales, Amjasa, para realizar obras de mejora en la red de distribución. El resto participarán en un programa que auna la inserción laboral con la recuperación de patrimonio: trabajarán -bajo la supervisión del departamento municipal de Arqueología- en la rehabilitación del molino de viento número 1 de La Plana, formándose en albañilería especializada en restauración. Esta segunda iniciativa significará que Xàbia culmine su proyecto de rehabilitación de los molinos, pues el número 1 es el único que queda ya por restaurar.

El programa permitirá la consolidación del molino de viento número 1, el único de propiedad municipal en el que falta por intervenir tras la rehabilitación del número 8 y del 2. Con esta obra y la adecuación del entorno y las sendas de acceso, se cerrarán las actuaciones de conservación y puesta en valor de todo el conjunto monumental llevadas a cabo en esta legislatura.

Los dos programas de empleo se enmarcan en la segunda edición de Xàbia Impulsa, un plan formativo que el año pasado se desarrolló ya en Amjasa y que combina la formación teórica con la práctica.

Tendrán preferencia los colectivos con más dificultades para encontrar empleo

El alcalde, José Chulvi, y el concejal, Juan Luis Cardona.

El plan tiene una dotación de 145.000 euros, de los que 130.000 se destinarán a los salarios, que serán de 941 euros al mes, según explicó el concejal de Fomento Económico, Juan Luis Cardona. Será el Servef quien seleccione a los beneficiarios, que serán personas mayores de 25 años inscritas en los servicios de empleo. El edil concretó que se dará prioridad como colectivos prioritarios a mujeres, especialmente si han sido víctimas de malos tratos, a los parados de más de 55 años y de larga duración, o a las personas que sufran alguna discapacidad o estén en riesgo de exclusión.

Los talleres empezarán el 26 de diciembre y se prolongarán hasta el 26 de junio. El alcalde, José Chulvi, ha señalado que estos talleres son un ejemplo de que el Ayuntamiento de Xàbia, a pesar de las dificultades normativas y de la congelación de la oferta de empleo público obligada por el Estado, “sigue buscando fórmulas para ofrecer políticas activas de empleo y opciones de trabajo a las personas en desempleo, una de las principales preocupaciones para el gobierno local”.

Chulvi ha recordado que este año el consistorio también ha impulsado un Plan de Empleo Social íntegramente municipal con 30 empleos y que ahora ha peleado para conseguir estos interesantes planes formativos que además del aprendizaje ofrecen un sueldo, “un incentivo muy importante” para que personas sin ingresos puedan permitirse dedicarse plenamente a formarse. El primer edil ha incidido en que en ambos casos se ha buscado que estos proyectos tengan un impacto positivo en el municipio.

Font: La Marina Plaza

Doce pueblos de la Marina Alta se unen para salvar los riuraus

La ruta de las «catedrales de la pasa» quiere atraer a turistas y revitalizar la agricultura y el moscatel

A. P. F. | 11.05.2014

Los riuraus son construcciones modestas en las que los agricultores guardaban por las noches o cuando llovía los cañizos sobre los que se terminaba de secar al sol la pasa. Pero esa arquitectura sencilla alimenta ahora los anhelos de una comarca, la Marina Alta, que por fin descubre que sus paisajes de viñedos, la pasa y la uva moscatel tienen un valor (turístico, patrimonial e incluso económico) menospreciado durante años. La comarca quiere reivindicar su identidad. Y ahí están los riuraus, a los que, en un giro un pelín grandilocuente, se les llama ahora «catedrales de la pasa».
Los riuraus han logrado unir a doce pueblos de la Marina Alta. Sus alcaldes y concejales firmaron el viernes en Jesús Pobre, donde se alza el gran riurau del Senyor de Benissadeví, un compromiso para preservar y difundir estas construcciones. Los ayuntamientos que se han unido a la Ruta dels Riuraus son los de Jesús Pobre, Xàbia, la Xara, Benissa, Gata, Xaló, Llíber, Ondara, Parcent, Pedreguer, el Poble Nou de Benitatxell y Teulada. El concejal de Turismo de Xàbia, Antonio Miragall, defendió que esta iniciativa dará a conocer «a nivel nacional e internacional» un patrimonio singular. El alcalde de Jesús Pobre, Javier Scotto, que en noviembre de 2012 lanzó la idea de la ruta de los riuraus, incidió en que «tenemos una oportunidad inmejorable de proteger, difundir e impulsar la recuperación de esta arquitectura única en el mundo».
La ruta también pretende estimular la agricultura y el turismo. Los visitantes anhelan contemplar paisajes excepcionales; el de los bancales de viñedos lo es. La iniciativa, aunque impulsada por los ayuntamientos, la Mancomunitat Cultural de la Marina Alta y la asociación Riurau Vius, busca también la complicidad de la empresa privada. El moscatel, el vino y la gastronomía forman parte de la cultura del riurau. El munícipe de Jesús Pobre abundó en que esta ruta significa apostar por «una economía sostenible, diferencial y de calidad». Vio incluso posible recuperar la producción de la pasa, que ahora es casi anecdótica.

Font: Diario Información

Donan al museo de Xàbia una máquina de seleccionar la pasa de principios del XX

La cribadora pertenecía a la firma Agrogata y se construyó en el taller de Borrell de Dénia

21.03.2014

A. P. F. XÀBIA La economía de la pasa se desmoronó en la Marina Alta antes de que la producción de este producto agrícola se industrializara. Sin embargo, sí se construyeron algunas máquinas que modernizaban los procesos de la pasa. El Museo Arqueológico y Etnográfico Soler Blasco de Xàbia se ha hecho ahora con uno de estos ingenios. Lo ha donado la empresa Agrogata, S. L, heredera de CAS (Cooperativas Agrícolas Sindicales) y fundada en 1960. La máquina, que es de principios del siglo XX y se utilizó para seleccionar la pasa, está construida con hierro y madera y tiene una base de 294×180 centímetros y una altura de tres metros. Es de las últimas cribadoras mecánicas que se conservan en la Marina Alta y se fabricó con los talleres Borrell de Dénia. También se utilizaba para arrancar las raspas de los racimos. Contaba con un motor eléctrico, que originariamente pudo ser de vapor. Producía un movimiento giratorio mediante correas y ruedas de madera que zarandeaba la pasa y la cribaba.
El museo limpiará y reparará la máquina y la incluirá en le conjunto etnográfico sobre la pasa que quiere exponer en el riurau de los Català o de Arnauda, situado en el parque Montaner. La cribadora es uno de los últimos vestigios de la frustrada industrialización de la pasa. La época dorada del comercio de este producto agrícola ya había pasado.

Font: Levante EMV