El juez pide al Ayuntamiento documentos del derribo de las viejas naves de Imperial

El juzgado cita al alcalde, los trabajadores y la empresa contratada para la limpieza con el fin de obtener información sobre el proceso de desamiantado utilizado tras el incendio

Sandra Murcia | 24.05.2016

La Fiscalía recurrió la sentencia que anulaba el expediente al entender que había «lagunas».https://i1.wp.com/fotos01.diarioinformacion.com/2016/05/23/318x200/juez-pide.jpg

El Juzgado de Instrucción número 4 de Elche ha solicitado al Ayuntamiento de Crevillent documentación que considera esencial sobre el desamiantado durante el derribo de las viejas naves de Imperial. La judicatura citó el pasado 17 de mayo, a través de un requerimiento de aclaraciones, al Ayuntamiento, los trabajadores y la empresa contratada para la limpieza. El alcalde de Crevillent, César Asencio, en su comparecencia, aportó los documentos del plan de desamiantado que se utilizó en 2012 y la resolución de un expediente de la Inspección de Trabajo. Dicho expediente anulaba una sanción derivada de una denuncia del grupo municipal de Esquerra Unida-Esquerra Republicana y archivaba la investigación en 2015.

La Fiscalía recurrió tal resolución alegando que había contradicciones con la denuncia de la Dirección Territorial del Trabajo y que no había plan de desamiantado en los autos judiciales. Ante esta incongruencia, la Audiencia Provincial ordenó que se realizasen más diligencias a instancias de la Fiscalía para aclarar la actuación municipal y de la empresa. Fruto de estas investigaciones se citó a las partes en el juzgado el pasado 17 de mayo.

Procedimiento confuso
Los documentos que ahora maneja el juez de Instrucción no fueron enviados al juzgado cuando se reclamó el expediente de demolición de Imperial. El motivo, según fuentes municipales, es que la demolición se gestionó desde el área de obras y el plan de desamiantado se quedó en la oficina técnica que supervisaba la obra. Desde el Consistorio afirman que, cuando recibieron la petición de información, la Concejalía de Obras envió una documentación incompleta y que desconocía que existía el plan de desamiantado en su respuesta al juzgado. Así, realizada esta nueva comparecencia, esperan que se puedan aclarar las lagunas que alegó el Ministerio Fiscal.

Instrucción en curso
La judicatura ya cuenta con esta nueva documentación y la instrucción sigue en curso. Por ello, podría volverse a solicitar documentación adicional en el caso de que las pruebas aportadas por el Ayuntamiento no fueran lo suficientemente aclaratorias. Fuentes municipales esperan que, con el plan de trabajo aportado, el Jugado de Instrucción pueda cerrar definitivamente el caso. En cualquier caso, anuncian estar a disposición de cualquier requerimiento del poder judicial.

El Juzgado de Instrucción archivó en dos ocasiones las diligencias de investigación, entendiendo el juez que no había delito, mediante autos de diciembre de 2012 y de enero de 2015. En el caso de que prospere el recurso de la Fiscalía, el Ayuntamiento se enfrentaría a un delito contra la salud de los trabajadores por no tomar medidas de seguridad en el tratamiento del amianto durante la demolición de las naves viejas de Imperial.

Font: Diario Información

Anuncios

Patrimonio hidráulico abandonado y en peligro

La asociación Dunass de El Altet trabaja para que se protejan los restos de una noria para extraer agua en el Fondet de la Senieta

MANUEL R. SALA | ALICANTE | 2 septiembre 2014

Oculta por matorrales silvestres, desprotegida y prácticamente olvidada. Los restos de una de las norias de extracción de agua se deterioran cada día que pasa en el Fondet de la Senieta, humedal ubicado en la pedanía ilicitana de El Altet.

Uno de los objetivos de la Asociación Dunass es conseguir que el Ayuntamiento de Elche investigue y proteja estos restos de ingeniería hidráulica, de los cuales hay constancia en el siglo XVII a través de los mapas de Giacomo Cantelli, cartógrafo del Papa Inocencio XI (Li Regni di Valenza e di Murcia, 1696, Roma).

Los miembros de Dunass han organizado rutas guiadas para dar a conocer el Fondet de la Senieta a la población de la provincia, además de invitar a arqueólogos de la Universidad de Alicante para tratar de datar la antigüedad de lo que muchos consideran un patrimonio en torno a la cultura del agua en el municipio ilicitano.

La amenaza que se cernía sobre el lugar por un proyecto de urbanización en esta zona y en Arenales del Sol, que por el momento ha sido rechazada por la Generalitat, motivó la movilización de este colectivo contra la iniciativa y por la protección del patrimonio hidráulico de este paraje.

En marzo de este año, miembros de Dunass mostraron minuciosamente a expertos en arqueología cada una de las obras de ingeniería hidráulica que alberga el humedal del Fondet de la Senieta: norias, torre, mina de agua de 500 metros bajo ,as dunas y aljibe. A la cita acudieron Feliciana Sala, Carolina Doménech y Jesús Moratalla, profesores del Departamento de Arqueología de la Universidad de Alicante.

Todos coincidieron que independientemente de lo que desprendan los estudios de estas construcciones, «no cabe duda de que en su conjunto configuran un paraíso patrimonial en torno a la cultura del agua excepcional con el que cuenta el municipio ilicitano y es necesario proteger», según recoge la web de Dunass.

Font: La Verdad

Alertan de que se «destruye» el barrio de San Antón con el plan aprobado

Un colectivo de 25 profesionales cuestiona la actuación aprobada en el pleno al entender que se derriban los edificios, desaparecen calles, espacios verdes y toda la urbanización interna

J. M. Grau | 11.05.2014

El Colectivo de Arquitectos de Elche, integrado por 25 profesionales, ha mostrado sus reparos a la futura actuación en el barrio de San Antón, al cuestionar que el Plan de Reforma Interior Modificativo (PRIM) de esta zona, aprobado por el pleno municipal, pueda ser verdaderamente ejecutable y llegar a buen término.

En un escrito, dicho colectivo muestra su dudas sobre el PRIM y asegura que el método de actuación es desproporcionado, el diseño de la edificación es «manifiestamente mejorable», «se destruye el barrio» y, además, el plan de reforma es incompleto.

Los arquitectos, que se preguntan cuánto tiempo van a estar soportando los vecinos los trabajos de maquinaria pesada y los cortes de luz, agua y redes de saneamiento inutilizadas mientras se prolonguen las obras, recuerdan que se propone la construcción de las nuevas viviendas y el simultáneo realojo de las familias. «Pero la ejecución de la primera fase es de una envergadura tal, que la situación final de los edificios está totalmente condicionada por el sistema ideado para llevarlo a cabo. Así vemos las zonas Noroeste y Sur, cuyo resultado es una agobiante concentración de edificios (ejecución de la primera fase) y la zona Centro y Este, donde la separación entre edificios es más adecuada», indican.

También apuntan que el tamaño, la forma en bloque apantallado y el número de alturas de los edificios es desproporcionado, y que, a su juicio, «se destruye el barrio» ya que desaparece la calle Francisco Cantó que estructura el barrio y que comunica directamente con el resto de la ciudad. «Las calles que se proponen no mejoran en absoluto la estructura del barrio ni su comunicación con el resto de la ciudad», añaden.

En opinión de este colectivo, el documento urbanístico es incompleto: «Faltan los perfiles del barrio y su inserción en el territorio. La mitad del barrio se encuentra a cota inferior de la circunvalación Sur y la rotonda situada al Este con el consiguiente problema de inundaciones, que no queda resuelto».

Los arquitectos que defienden el citado documento recuerdan que el tipo de edificación utilizado será el de entre 8 y 12 plantas, con una altura reguladora que alcanza los 48,60 metros, por lo que se supera el número de plantas y la altura reguladora máxima previstas en el PGOU de la ciudad.

«El criterio de actuación utilizado para la construcción de nuevas viviendas y el simultáneo realojo de las familias del barrio puede ser acertado, pero el modo con que se aplica en este caso es arbitrario, excesivo y de tal envergadura que precisa incorporar suelo ajeno al barrio e incrementar la edificabilidad actual del barrio en más de un 15% para poder llevar a cabo la operación diseñada por el equipo redactor», advierten los profesionales, que no entienden por qué se incorpora suelo que actualmente no pertenece al barrio.

«El PRIM rompe con la estructura actual del barrio ya que precisa de su destrucción total: se derriban los edificios, desaparecen calles, espacios verdes, infraestructuras y toda la urbanización interna», asevera el denominado Colectivo de Arquitectos de Elche.

Font: Diario Información

Descarga el PRIM: Área de renovación urbana del barrio de San Antón (Elx)