La Cementera de Sant Vicent en peligro

Nos hacen llegar un texto sobre la delicada situación a la que ha llegado la cementera de Sant Vicent del Raspeig. Desde APIVA apoyamos cualquier iniciativa en defensa del patrimonio industrial generado por esta histórica cementera. Firmado por Manuel Lillo, os dejamos el texto íntegro:

La Cementera de Sant Vicent del Raspeig es un conjunto industrial que tiene casi 100 años (establecida en 1925). Se trata de una fábrica conocida por todos, y que desde siempre forma parte de la memoria colectiva. Varias generaciones de sanvicenteros han trabajado en ella. Más aún, varias de sus piezas industriales tienen gran valor histórico y tipológico, como así lo reconocen prestigiosos especialistas en el campo de la arquitectura industrial (Inmaculada Aguilar). El conjunto incluso ha sido propuesto para su inclusión en el catálogo de arquitectura industrial de la modernidad en España (DOCOMOMO). En la actualidad, seis de sus edificios están protegidos en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos aprobado por la Consellería de Cultura. Aunque hoy en día permanece cerrada y abandonada, se trata de un conjunto que más allá de su valor industrial/funcional se ha convertido en una pieza de patrimonio histórico que merece protegerse, conocerse y valorarse.

Más allá de su valor meramente simbólico, debe reconocerse su capacidad de generar operaciones estratégicas que produzcan un gran valor añadido de todo tipo, y así lo recoge el Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig en el borrador del Plan General Estructural, actualmente en elaboración. Son muy reconocidas las operaciones estratégicas de puesta en valor del patrimonio industrial que se han dado por toda Europa. Como ejemplo, la siderurgia e industria pesada de los valles del Ruhr en Alemania supuso una estrategia de revitalización cultural de grandísimo nivel que convirtió esta zona en referente mundial. Lo más interesante respecto a este tipo de patrimonio es su disponibilidad a convertirse en elementos catalizadores de los más diversos usos a su alrededor, tanto lúdicos y recreativos como productivos. La puesta en valor del patrimonio industrial es capaz de presentarse como un activo simbólico e icónico capaz de convertirse en hito cultural de referencia, con un gran efecto tractor que puede utilizarse por diversas entidades para incrementar, a su vez, su visibilidad y prestigio.

A día de hoy, CEMEX, actual propietaria de la planta, ha solicitado al Ajuntament de Sant Vicent licencia para su demolición, obviando la protección que recae sobre varios edificios de la planta. Sin duda, el interés para la empresa no es el ‘residuo’ industrial, sino disponer del solar con su consiguiente aprovechamiento del suelo. Independientemente de las consideraciones legales y económicas, que pueden ser muy discutibles y variadas, de prosperar la licencia se perderá para siempre una parte fundamental de nuestro patrimonio. Una oportunidad única de que el área metropolitana de Alicante disfrute de un conjunto de enorme valor que sin duda podría ser un referente estratégico.

La cercanía a la Universidad de Alicante constituye una ocasión inmejorable para ir en la dirección correcta, como así recoge la Estrategia Territorial de la Comunidad Valenciana, mediante la creación de un Parque de la Innovación, donde se conjugan la existencia de un Parque Científico más un Parque Tecnológico. Así, la Universidad dispone de la relevancia y capacidad estratégica suficiente para convertirse en actor principal en esta situación. No solo puede permitir encontrar caminos adecuados para favorecer su viabilidad económica (parques tecnológicos compartidos, etc.), sino que a su vez, la misma institución se vería tremendamente favorecida de disponer de un referente simbólico tan importante, que además puede ir acompañado de usos muy interesantes culturales, de esparcimiento, etc. Una vez más, nos remitimos a los conjuntos culturales de los Landschaftparks del Ruhr como referentes indiscutibles de su capacidad estratégica.

Todo ello, sin negar la posibilidad de asumir un aprovechamiento de parte del suelo, aprovechando la edificabilidad existente como suelo urbano, pues la superficie propiedad de CEMEX supera ampliamente el recinto vallado y ocupa mucho más que la propia huella de las edificaciones a proteger. Se trata de ponerse a trabajar y producir un master plan de calidad que tenga todos estos elementos en cuenta.

Dos son los objetivos a cortísimo plazo: convencer a las dos instituciones claves. Por un lado, la corporación municipal debería ser consciente del valor de la Cementera (historia de Sant Vicent y parte de su futuro), y hay que insistir desde todos los ámbitos para que sean capaces de reconocer este valor, y finalmente hacer valer la protección de la que consta la planta, sin renunciar a buscar una solución económica viable para la empresa. En segundo lugar, y quizá más importante, la Universidad de Alicante debe involucrarse, como catalizador definitivo de su conservación y reutilización. Hay que apelar a estas dos instituciones, y convertirlas en corresponsables de la solución.

Manuel Lillo
Doctor Arquitecto
Miembro IRP

  • Fotografías del propio autor.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s