La Harinera tendrá esqueleto nuevo

Las obras del futuro vivero municipal de empresas en el Grao deben estar acabadas este verano, a falta de definir el equipamiento

Ya ha comenzado la preparación para recibir las enormes piezas de hormigón prefabricado que se convertirán en la estructura del inmueble ahora vacío

20 febrero 2015

Como si se tratara de un juego de niños, aunque con piezas que suman cientos de toneladas. La antigua Harinera del Grao, en la calle Juan Verdeguer y a tiro de piedra de la Marina, ha comenzado la preparación para recibir las enormes piezas de hormigón prefabricado que se convertirán en la estructura del inmueble ahora vacío.

Es la manera elegida por los técnicos municipales y de la unión temporal de Dragados y Bertolín para consolidar las fachadas protegidas que ahora están sujetadas por andamios metálicos. En total, la inversión rondará los 4,5 millones de euros y debe estar todo acabado el próximo verano.

La harinera se convertirá en uno de los equipamientos municipales más grandes con sus 4.200 metros construidos. Servirá como sede de un vivero de empresas, un proyecto para el que el Consistorio busca un socio privado. La fábrica Harineras Levantinas inició su construcción en 1923 proyectada por el arquitecto Eugenio López, para después ser ampliadas bajo la dirección de José Donderis, según destaca un estudio de Diana Sánchez, presidenta de la asociación Patrimonio Industrial Valenciano.

El aspecto actual del edificio es una cáscara vacía y falta de fachadas en la parte trasera. Después de la rehabilitación, indicaron fuentes municipales, quedará con los mismos volúmenes que el inmueble original. En el edificio industrial se habían añadido varias anexos con el paso de las décadas.

La estructura estará por dentro y para el montaje de las piezas se instalarán varias grúas de gran altura. Las cinco plantas de la harinera tienen un aspecto imponente y culminan los equipamientos públicos en varias naves ya restauradas. El Ayuntamiento ha decidido albergar en estos recintos asociaciones y proyectos de corte creativo y tecnológico, por lo que el vivero de empresas será la continuación lógica. Eso sí, tendrá que convivir con restos arqueológicos industriales de considerable valor patrimonial.

El ejemplo más claro es una tolva de madera de tres plantas de altura que será restaurada y formará parte de un gran vestíbulo. La harinera está dividida en tres grandes bloques, cuya parte trasera recae al antiguo circuito de Fórmula 1.

El presidente de la asociación de vecinos del Grao, Jesús Vicente, indicó que la situación de abandono de la zona se mantiene igual, pese a la urbanización provisional que hizo el Consistorio en el acceso al cementerio municipal.

Debido a la falta de alcantarillado en la zona, los días de lluvia se convierte en un gran charco que hace impracticable el camino. Los residentes han pedido varias veces la eliminación de las verjas y los restos del equipamiento del circuito, aunque sin éxito.

El proyecto prevé la recuperación de todas las fachadas, la cubierta y dejar el interior listo para una posterior distribución, una vez que se defina la iniciativa del vivero de empresas. La nave colindante está pendiente de restauración y los residentes han denunciado las frecuentes ocupaciones ilegales, así como los vertederos que se forman por la descarga descontrolada de sacos de escombros, cargados en furgonetas que llegan por la parte trasera.

Font: Las Provincias >> l’enllaç conté un vídeo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s